La recogida, control de calidad, la gestión administrativa, el análisis y la aplicación de los protocolos de actuación de cada cliente (reciclaje, recuperación o destrucción), todo bajo los mismos criterios de eficiencia.